Empanadas de pollo, privacidad online y el dinero que no debo

Ayer decidí ir a almorzar con mi novia a el Rincón Criollo, una cafetería de la Avenida Andalucía en Puerto Nuevo donde son buenos preparando empanadas de pollo (pechuga empanada). Creo que las mejores que he probado.

Mientras esperábamos recibo una llamada de un telefono desconocido, según mi iPhone un tal “Unknown”. Casi nunca contesto llamadas no identificadas porque no me dan confianza, pero ayer decidí contestar. Mala idea.

Tan pronto digo hola, un hombre que se escuchaba relativamente joven (Josh) me dice que trabaja para una compañía de cobro de deudas (no recuerdo el nombre), que representa a Wells Fargo y que tengo un préstamos estudiantil que no he pagado.

Me puse un poco nervioso, porque la verdad es que en mi mente cabía la posibilidad de que tuviera una deuda que no recordaba. Nunca he pagado mi préstamo estudiantil (debito electrónico) así que pense que puede ser que deba dinero.

Josh me advirtió que todas las llamadas son grabadas y que se pueden usar como evidencia en un caso en mi contra. Además me recordó que esta llamada era una gestión oficial para cobrar una deuda. Hasta aquí bastante convincente, ya me tenía un poco nervioso.